inicio

A Julieta

lustración

Su mama

Julieta

Soy la mama de Julieta Baladés González
y Yo quería una niña.

Con mauro quería una niña,
y mauro, fue tan "mauro", que no fue una niña.

Y pensé...
Si tuviera una niña, la llamaría,
Julieta.

Así que estaba embarazada por segunda vez. El padre, convencido de no querer saber quién era nuestro bebé, nos tuvo a todos estudiando ecografías 43 días. A las 7 de la mañana del 4 de diciembre, mis gritos despertaron al matrón que al entrar en la habitación, descubrí que era el mismo de estuvo conmigo y con mauro diciendome que hacía tiempo que no pasaba por allí. Así que mi confianza era aun mayor. Estaba preparada. Mi nuevo bebé iba a nacer. Parí otra vez esa maravillosa e insuperable sensación, y al ver a mi nuevo bebé con su sexo desnudo seguía sin saber si era mi niña o mi niño. Mi estallido hormonal no me dejaba ver la respuesta, así que pregunté al médico:
- "Pero, ¿qué es?. Y me respodió: - "¡Una niña! ¡MIRALO!"

Y LLORÉ OTRA VEZ.
COMO LA OTRA VEZ.

La familia esperaba fuera y mi madre cuidaba a su hermano. Al salir la enfermera preguntaron todos con los ojos estrellados: -"¿Y qué ha sido?, y con cara de asombro: -"¡Pues una niña! ¡Qué iba a ser!

Mi hija imaginada
EXISTÍA.

Y

Soy una madre bi-parturienta.
Eso es muy Y.

Mauro Y Julieta

Así que hice lo mismo,
ponerla en mi pecho,
ponerla en mi pecho,
durante todo el tiempo.
Y la tengo en mi pecho,
y la tengo en mi pecho,
y así esta.
En mi pecho,
en mi pecho.

Toda mi vida.

Mi niña,
Anastasia

imagen
imagen
imagen

Su papa

imagen

Julieta es mi hija.

¿Conocéis la sensación de vértigo? (¿La conocía yo mismo anteriormente?)

Estas cuatro palabras me hacen temblar por dentro y experimentar la existencia.

No necesitaría pronunciar nada más en mi vida. Podría callar y despedirme.

Podría comenzar de nuevo a partir de ellas, y podrían ser mi epitafio.

Y no tengo más que decir.


Solo que quiero hacerla un regalo.
Mauro tuvo sus poesías y Julieta debe de tener algo más.
Algo que sea mejor, y que la compense por lo que nosotros cuatro sabemos. Algo que no tenga nadie más.

Quiero regalarla algo que esté a su altura. Una medida difícil de alcanzar.

Y como ella también es pequeña, la regalo estos nano-relatos.
(Un nano-relato es un cuento más pequeño todavía que un micro-cuento. Es una gota destilada que ocupa muy poquito, pero que nos hace soñar mundos enteros).



NANORELATOS PARA LA PICONIÑA

1. Colores
Aquella mañana, el cielo esperó a que Julieta despertara,
para copiar el azul de sus ojos.
Hay que empezar el día con buen pie...


2. Su hermano

Ya está la niña llorando otra vez...
Y Mauro subió de nuevo las escaleras.


3. Su madre

Cuando se quiso dar cuenta, su juventud había sido chupada...
Via teta.


4. Su padre

!Es una niña!. Grité al mundo.
Y todos se giraron.


5. Sus abuelos

Vaya tanda que llevamos... A nuestros años
y con el coche lleno de sillitas...


6. Su yaya

Su yaya entró en la habitación,
dejando un rastro de flores a su paso. Y con una en la mano.

Su hermano mauro

El desgarro

Ahora viene,
después de todo;



enseñarle
a mi hijo,
y concretamente a mauro,
difícilmente a mauro,
el bebé, que es su hermana.

Y para esto no estaba preparada.

Me gustaría poder escribir como fue el momento más desgarrador que viví con mi segundo parto.

Ya no era madre como lo era antes. Era la mitad de una. Ahora alimentaba con el mismo pecho otra dulce boca. ¡¿Cómo era esto posible?!. ¡¿Quién puede permitir que suceda algo así?!. La mismísima madre multiplicada X 2 que así comprendió la tristeza que implica ser feliz.

MAURO

Entró en la habitación del hospital, después de no vernos a su padre y a mi… ¿1 día y 1 noche?. Entró con su "abuela", "fafa" y la "abelita" y sin acercarse a mi, le aterré. Su cara de pánico reflejó mi miedo. Mi niño precioso, estaba presenciando de mano de su propia madre, como, por expreso deseo de ella misma, que él NO fuera, NUNCA MÁS el "ÚNICO". Y esta idea me inundó y me dejó empapada por muchos días... y cuando mi madre me dio envuelto en un pañuelo blanco, 2 preciosas bolas de plata y nos regalaron sus sonidos tintineantes, acudieron inmediatamente los ángeles de julieta, y mauro presenció esto mismo con sus lagrimitas en los ojos.

Esos sonidos los oímos mauro y yo.
Como Romero y Julieta, muriendo el uno por el otro...

...ahora ya estamos en otro momento, y la calma va llegando. Llego incluso a ser una madre de 2, una madre partida, pero no podré ser nunca más, el algodón blanco y suave que envuelva a mi hijo varón. Aunque, de seguro, de seguro, es mucho mejor así, para mi niño.

Anastasia X 2.

Julieta

"¿Qué ha sido?,
y con cara de asombro les respondió:
"¡Pues Julieta! ¡Quién iba a ser!"

Su abuela

Un día muy frío, de frío invierno,
el 4 de diciembre del 2009, nació una bebé,
una ¡niña! ¡Julieta! ¡Dios!

¡Que alegría!,
una niña deseada y querida, preciosa, delgada y de grandes ojos claros, con un mechón rubio en el lado derecho, una niña singular, dulce y sonriente.

Guapa.

Y nació en invierno.

Y yo, María,
su abuela,

le daré el sol y será brillante.

Le deseo a ella, con su hermano mauro y sus papas, lo mejor.

Y le enseñaré a vivir bien,
incluso en el frío invierno.

María, su abuela.

Fafa, su abuelo

Una madrugada, a principios de diciembre del año 2009, nació Julieta, la nena, como dice Ani.

Julieta se deslizó suavemente del vientre de su mamá al mundo exterior. Me acuerdo que entró Ani en el quirófano y cinco minutos despues
salió una enfermera, ¡Ya ha nacido!, ¡Coño!... ¿Y qué ha sido?, le pregunto cuando consigo reaccionar. La enfermera me mira con cara de pocos amigos y dice, "Una niña, idiota", (lo de idiota no lo dijo, sólo lo pensó), y todo el mundo se puso a gritar y a saltar ¡Guau! ¡Una niña! ¡Lo que querían!. Ya está. El cuadrado perfecto. Mauro Julieta Oscar y Ani. Dios está de nuestra parte.

Pero como la vida no puede ser perfecta, solo algún instante de cuando en cuando, a las dos o tres semanas Julieta tenía que volver al hospital por una infección de esas que andan por ahi de la garganta o de los bronquios, y eran las Navidades y Ani y Julieta y Oscar en el hospital y la noche de fin de año Oscar tenía que hacer la cena y ¿para qué queremos hacer una cena con Julieta ingresada? Bueno, pues Julieta salió el día de fin de año. Así es ella. Qué tia, siempre así de buena y complaciente. Julieta salió y cenó y tomó las uvas con nosotros. Bueno, ella del pezoncillo y nosotros de los platos de comida japonesa de Oscar y el Rabo de Toro de Simón y la pasta de Javier y todo regado con mucho sake y mucho tinto español, en fin, una pasada. Deliciosa. Es muy tierna y dulce y tranquila. Pasas a su lado y te sonríe. La gritas y te sonríe. La tiras un beso y te sonríe. Le dices ¡tonta! y te sonríe. Es muy muy muy rica. Y come. Ahora Mauro no come. Y está todo el día peleándose con el mundo.

Sí, Julieta es muy rica.

Y Oscar tiene que trabajar mucho y Ani tambien tiene que trabajar y arreglar su cuerpo post-parto, y Tadi está hecho un hombre, fuerte como un león y guapo como un niño, y Ángela está cada día mas bonita, y Simón habla poco pero está bien guapo como siempre y delgado como nunca, y Blanca tambien, con la marcha puesta todo el día, ¿y Paula?, ¿dónde esta Paula? En su pisito, maravilloso y pequeño y lleno de tó, y Javier, tan majo siempre, encantador y atento y con la cabeza puesta en la escopeta (ahora me ha dado por leer a Delibes, que por cierto, se me saltan las lágrimas con su inmensa bondad y aceptación, y a lo que ibamos, leyendo sus historias de caza estoy pillando un poco eso que le pasa a los cazadores, sólo mentalmente, claro). Y al final o al principio de todo, en el centro del círculo, la Maria, extendiendo su poder amoroso sobre todo lo que se mueve. ¿Y yo qué? Yo ná, aquí, en la gloria.

Bueno, Juli, esto es lo que te tenemos preparado. Aunque tú ya lo sabes...

Julieta lo sabe todo porque ha nacido mayor. Porque tiene un hermano mayor y una madre mayor y un padre mayor. Julieta ya tiene muchas cosas aprendidas. Se le ve en la cara. Posiblemente las aprendió en el vientre de su mamá. Pero ahora tiene que empezar de nuevo, tiene que empezar a verlo con los ojos de la cara. Y a tocarlo con sus propias manitas... Y quitarle los coches a Mauro y pelearse por el mando de la tele y rallar los cd´s de dibujos y tirar los platos de comida y romper los teléfonos, y venga, al lio, ¡qué el lio continúe!

Rafa

Su tía paula

Bueno pues Julieta ya llegó y hay que escribir algo para ella. Esta vez es más difícil y no por Julieta que tiene mucho encanto y es muy simpática.

Pues que voy a decir, que la hermana pequeña, que ya no es tan pequeña flipa con todo esto, que de no haber nadie de repente vino Mauro, y fue muy bonito y luego con mucha espera, vino Tadeo, que también fue muy bonito, y ya después Julieta que nos dio una sorpresa siendo niña, y esto lo hizo aun más bonito. Además con Julieta si llegue a tiempo que vino muy prontito, mas tarde todos estaban preocupados por Mauro, y Mauro como buen hermano quiere mucho a Julieta y seguro que la va a cuidar mucho. Y también esta Ángela, la primera, con sus bailes y su energía. Y yo voy a casa, y flipo.

Todavía me sorprende todo esto.

Julieta ya quiere hablar y andar, va a ser inquieta no se va a conformar con poco, suspira mucho y tiene unos ojos muy bonitos, y esa boquita tan dulce, y esos gritos que pega, y lo quiere coger todo y se ríe mucho. Y me hace mucho caso, más que Mauro, pero Mauro ya esta cambiando porque se está haciendo mayor, pues nada Julieta que tengo muchas ganas de que crezcas y compartir muchas cosas de chicas contigo.

Bienvenida querida Julieta!

Tu tía Paula.

Su tío javi

Tu bisabuela Present

Julieta, linda:

Mira, esta es tu bisabula Presentación, no te ha escrito pero te digo yo que te quiere como nadie, y te defiende con uñas y dientes, y se enfada si alguien se acerca a ti.

Siempre pregunta por tí, si es que no esta contigo...

Esta es una de las pesonas que ha hecho que tu seas posible. Que tu seas.
Y mira que guapa es. Tiene 86 años, y mira que elegant.

Yo también vengo de ella, de los abuelos Julio y Ricardo y de la abuela Josefa,
y te digo yo, que su cariño lo llevas grabado... Fijaté bien cuando le des tu cariño a alguien, es el mismo, viene de ahí.

"¡Ayyyyyy la niña que guapa es"! dice tu bis Present. "¿Y la niña? ¿Qué tal esta?, preguntaba tu bis Julio".

¡Que guapa es!

Te quiero Julieta.
Tu bisabuela Present.

Su yaya

A mi princesita.

¿Sabes? Quiero decirte que en una cosa he estado confundida durante mucho, mucho tiempo. Verás, cuando miraba hacia arriba en el campo, en la playa, en la calle… y veía esa gran extensión azul que todos llamamos cielo, pues no era así. Desde el día cuatro de diciembre de 2.009, el día que tuvimos la gran suerte que tú nacieras, con esos ojitos azules, tu pelito rubio como rayos de sol que se escapan de entre nubecitas rosas de caramelo, justamente desde ese día comprendí que el cielo se llama Julieta.

Tu yaya Mª Angeles.

Su tía Bárbara

Jamás pensé que podría esperar al último momento para saber si eras niño o niña…. Me pasé todo el embarazo pensando " por qué no me dicen a mi lo que es!?". Tenía tantas ganas de que fueras una niña… Más que nada porque mi infancia con > mi hermano fue increíble. Creo que es diferente. Creo que necesitamos un hermano mayor. Y creía que lo mejor es que fueras una princesa.

No tuve tiempo ni para pensar. Me levanté de un salto y fuimos corriendo al hospital. Esa maldita sala de espera se hacía muy grande a cada minuto que pasaba en ella. Y allí estábamos, tus abuelos, tu tío Carlos y yo. ¿Cuánto tiempo llevan dentro? ¿Por qué no salen ya? Uf! Podemos estar aquí horas... Y así me pareció a mí… Horas… Pero en realidad tardaste muy poquito en venir al mundo...

"Qué es? Qué es?", no pudimos evitar preguntarle a la enfermera en cuanto salió del paritorio… "Ah!, que no lo saben!" "Es una niña".

Creo que hacía mucho tiempo que no lloraba tanto…. Y creo que hacía un montón de tiempo que tantas personas no nos poníamos de acuerdo para soñar con que ese momento fuera así, tal cual sucedió…

Y entonces apareciste tú, en brazos de mamá y con papá al lado… Tú y un mensaje de felicidad. "Es una niña!". Y decidí que eras un angelito, algo que nunca antes te habían dicho, seguro. No tenías alas, pero pensé que no te harían falta porque existen mil maneras más de volar. Sólo tendrás que ir descubriéndolas una a una, poco a poco.

Así han pasado los días, haciéndote un poquito más ángel cada día y en este momento, en este segundo, ahora mismo, mis diez dedos, mis dos manos, un corazón y una cabeza que está pensando en ti y escribiendo para ti, tiene adoptada la forma de ángel de la guarda. Para cuando me necesites. Para siempre.

Bárbara
, tu tía.

Su tío Carlos

Su prima ángela

Su tía Blanca

Su primo tadeo

Su tío simón

Su bis tío Antonio

Julieta:

En llegando esta fecha, julio de 2.010, te he visto tres veces en 7 meses.

La primera fue en el hospital, y no tras el nacimiento, sino ingresada, los días que corrían entre Navidad y Año Nuevo. Allí te conocí, echada sobre tu madre, ambas en cama, tu padre también en la habitación. Dejaban pasar las horas largas sin poder hacer los quehaceres que se multiplican en los jóvenes de esta prodigiosa edad de los 30. Su único quehacer era estar contigo, dejándote reposar y respirar para que poco a poco tus pulmones, su capacidad, se fueran fortaleciendo. Los hombres queremos hacer muchas cosas y creemos que amar es hacer, pero aquí se manifiesta un amor más profundo: sencillamente, estar y palpitar juntos.

La segunda fue el día 22 de febrero, el día que murió nuestro padre, tu bisabuelo. Cuando yo llegué desde Salamanca a casa de Julín, estabais todos en el salón, y aún en esa circunstancia al veros a todos juntos y especialmente a ti, el sentimiento fue de alegría. El abuelo había vivido 95 años que son unas 800.000 horas.

Y la tercera fue en tu casa y cuando acababas de cumplir 7 meses. Un pañuelo naranja cubría tu cabeza. En seguida te pusieron en mis brazos: "¡Toma, un niño!" y es que en casa donde hay varios toda
ayuda es bienvenida, y, cosa tan menuda, te apoyabas bien fuerte en mis piernas poniéndote en pie. Un rato, madre y abuela rastrearon el parecido de tus ojos en los míos. Yo en ellos veo los de Ani. Pero al fin, al cabo de un rato, ¿por qué clase de atracción? Mauro y tú estabais los dos en el regazo de tu madre.

¿El principal recuerdo? Te ví tan viva, tan alegre… amable Julieta.

Antonio.

El mensaje de Cristina

El cuento de Marta

Esta, mi Julieta, no recita versos

-aún-

Ni pide que un día la salve un Romeo

-qué va-

Pero sí me pide que la coma a besos.

Esta, mi Julieta, sólo quiere cuentos

De brujas, de hadas, de duendes,

De seres que velen su vida y su sueño.

Si quiere salvarse, construye un velero,

Y surca los mares y navega en ellos.

Si Romeo quiere, que siga en su empeño,

Si Romeo quiere, que siga en su empeño,

Que Julieta sabe que ni Capuletos

Ni Montescos nunca quebrarán su empeño.

Porque esta Julieta no precisa dueños,

Ni espadas, ni riñas… ¡ni un solo amuleto!

Que cuando le llegue el momento del beso

Será capitana de su propio reino.

Para Julieta ☺ de Marta de la Aldea

Tira pa´lla >